Español
Español
  | 19/07/2018
  entrar
ÁREA DE CLIENTES  
Portada | Información Corporativa | Líneas de negocio | Certificación ecológica | Actualidad | Contacte Info legal
NOTICIAS ADECUA

NOTICIAS ADECUA

REVISTA DE PRENSA

REVISTA DE PRENSA

Actualidad

REVISTA DE PRENSA

Sabado, 13 de Junio de 2009

Los españoles pagan más intereses por la deuda eléctrica que por una hipoteca

Durante los próximos quince años, una parte del recibo de la luz se destinará a saldar el agujero creado en las eléctricas por lo que no recibieron en 2007, más los intereses. Éstos son más altos que los de un préstamo para adquirir vivienda. El modelo eléctrico que existe en España ha terminado convirtiendo parte del recibo de la luz en una letra más del banco, con intereses aún más costosos que un préstamo hipotecario. Ayer, por primera vez, esta situación quedó patente, cuando la Comisión Nacional de Energía (CNE), el órgano regulador, intentó colocar en el mercado financiero la deuda que se les crea a las eléctricas por vender la luz con unas tarifas reguladas que están por debajo de costes. La CNE tuvo que colocar esa deuda con tipos de interés relativamente altos. Ese déficit, denominado de tarifa, se financia con préstamos bancarios. El principal de ese crédito, y sus intereses, se amortizan durante los quince años siguientes a los que se genera, con un recargo en el recibo de la luz que pagan los usuarios. Es decir, lo que los consumidores no pagan de luz durante un año, lo terminan pagando, trocito a trocito, durante la siguiente década y media, con intereses incluidos. Liquidez El problema es que la situación financiera a nivel internacional, a raíz de la crisis de las hipotecas de alto riesgo de Estados Unidos, ha desembocado en una gran falta de liquidez, que ha elevado los intereses bancarios. Desde el pasado año, la CNE, en nombre de las eléctricas y por encargo del Gobierno, era el organismo encargado de colocar toda la deuda del sistema eléctrico. La primera subasta que realizó la CNE, en diciembre de 2007, por 1.500 millones, tuvo que ser cancelada. Los bancos exigían tantos intereses que la CNE consideró que la colocación era inviable. Ayer, la CNE celebró su segunda subasta, esta vez por unos 2.700 millones (cantidad que es fruto de sumar lo que no se colocó en diciembre y la parte de déficit que se ha acumulado desde entonces). El resultado de la subasta tuvo un sabor agridulce. La CNE colocó entre los bancos menos de la mitad de lo previsto. En concreto, unos 1.300 millones. La botella se puede ver como medio llena o como medio vacía. Colocar 1.300 millones con la situación actual de falta de liquidez de los mercados financieros es todo un hito. Es la botella medio llena. ¿Por qué también se puede ver la botella medio vacía? Por varias razones. Por un lado, la CNE no ha conseguido colocar toda la deuda eléctrica, a pesar de que el Gobierno había dotado de más garantías a este tipo de emisiones, hasta convertirla casi en un bono del Estado. Al no conseguir colocar toda la deuda, el problema del déficit de tarifa en España se agrava. Con tipos de interés al alza, y una falta de liquidez creciente en el sistema bancario, el futuro pinta mal. El modelo eléctrico español es ya insostenible. Los 1.4.00 millones que no se han colocado ahora, se acumulan para la siguiente subasta, que se tendrá que adelantar, previsiblemente para septiembre u octubre. Para entonces, el valor total de la subasta posiblemente supere los 2.700 millones que se han intentado colocar ahora. ¿Qué pasará entonces? Los precios de la colocación de ayer también contribuyen a ver la botella medio vacía. A pesar de que la deuda eléctrica, gracias a las garantías adicionales de las que se dotó, es más segura que una hipoteca, la CNE ha tenido que aceptar precios más altos que para un préstamo inmobiliario. En concreto, el Euribor (4,95% ayer) más un diferencial del 0,65%. En total, un interés del 5,6%. Una hipoteca normal del mercado inmobiliario tiene precios medios de Euribor más 0,5%. Hay ofertas, como la de Deutsche Bank, que bajan incluso al euribor más 0,17%. La CNE cortó la subasta cuando los precios subieron de Euribor más 0,65%, de ahí que sólo colocara 1.300 millones, que equivalen al déficit tarifario generado en las eléctricas en 2007. La CNE considera que “el diferencial fijado es razonable atendiendo a la coyuntura actual de los mercados financieros”. Otra forma de medir si la deuda del déficit tarifario es fácil de colocar o no en los mercados es comparándola otras emisiones de deuda empresarial. Aquí hay para todos los gustos. Esta misma semana, Banco Pastor emitió mil millones de cédulas hipotecarias, a un precio algo superior al 6%. Un mes antes, Bankinter también colocó cédulas con un interés del 5,05%. Por otra parte, el consejo de la CNE decidió ayer estudiar qué medidas pueden adoptarse para compensar a los usuarios que hicieron inversiones para adaptarse a la tarifa nocturna y que ahora ven cómo esta modalidad queda sustituida por otra de discriminación horaria. La CNE exime de cualquier pago en el cambio de contrato al usuario que desee hacerlo.
Publicado por: Expansion.com
Enlace
Portada | Información Corporativa | Líneas de negocio | Certificación ecológica | Actualidad | Contacte Info legal
Documento sin título

Cambio climático: nuestros clientes han evitado la emisión de toneladas de CO2 a la atmósfera gracias a los servicios de ahorro de Grupo Adecua